Seleccionar página

Vista desde el lomo del “Caballo de Troya”

Vista desde el lomo del “Caballo de Troya”

Vista desde el lomo del “Caballo de Troya”

Los cubos manifiestan en la curva, en las proporciones y el manejo del material la idea de velocidad y de la fluidez. Estos elementos rescatan el aspecto agresivo del caballo.
La escultura se arma su propio espacio, delimitando su lugar de acción en él, obligando al espectador a respetar los límites que ella impone.
Se resalta el carácter indomado del caballo.

Interior del “Caballo de Troya”

Interior del “Caballo de Troya”

Interior del “Caballo de Troya”

Hay dos sistemas de iluminación e interesa revelar el efecto de la luz sobre el vidrio y sobre el cobre, buscando alterar los colores naturales.
Logra la sensación de lleno y sólido, mediante la utilización de elementos que trabajan con la idea del vacío.

Detalle del “Caballo de Troya”

Detalle del “Caballo de Troya”

Detalle del “Caballo de Troya”

Se muestra la iluminación interna y el manejo del material, ya sea del vidrio como del tratamiento del cobre que sugiere un análisis de la forma creativa de la naturaleza con una imposición de normativas de la mano del hombre que implica las rutinas.

Vista del reverso del “El Caballo de Troya”

Vista del reverso del “El Caballo de Troya”

Vista del reverso del “El Caballo de Troya”

  • Año: 2006
  • Materiales: cobre, acero, vidrio, acrílico e iluminación
  • Dimensiones: 150 x 120 x 50 cm

La idea del caballo de Troya consiste en una protesta en contra de la historia: el hecho de esconder personas adentro del caballo y vencer a una ciudad a través del engaño se aborda desde el vacío de su contenido en esta obra (al no transportar gente escondida en su interior). Es una luz de alerta respecto a la historia que premia el engaño.

La relación al interior del cubo de “La Palabra”

La relación al interior del cubo de “La Palabra”

La relación al interior del cubo de “La Palabra”

Es la relación entre Dios y el hombre. Acá se observa hasta dónde puede llegar el hombre a acomodar la palabra para que calce con sus intereses, dejando en claro su dependencia respecto a la estructura.