Seleccionar página

ADN de “La Palabra”

ADN de “La Palabra”

ADN de “La Palabra”

El ADN de la palabra nos habla de los 7 pecados capitales y las 7 virtudes que tiene el hombre. En él, hay cubos que son de acero y que representan al hombre, mientras que los de cobre y la cadena de bronce aluden a Dios con sus virtudes. Dios propone un idioma de a dos (en pareja), distinto al que ocupa el hombre con su comportamiento que tiende a la equivocación.

Detalle del material de “La Palabra»

Detalle del material de “La Palabra

Detalle del material de “La Palabra

Se busca hablar del espesor y de lo pesado del material, pero que al ser espejo, juega a la inversa, reflejando nuestros propios defectos y con la curvatura inherente, deformándolos para obtener una apreciación de cada uno, ya sea aumentándolos o disminuyéndolos.
El hombre estructura su vida en torno a la palabra, lo cual se manifiesta en los cruces de los alambres.

Interior del cubo de “La Palabra”

Interior del cubo de “La Palabra”

Interior del cubo de “La Palabra”

En este detalle se nos habla de cómo el hombre estructura con su grúa constructora su vida en base a Dios y adapta la palabra para lograr llegar a Él. Dios se representa en los colores dorados y el hombre en los tonos grises.

Otro detalle de “La Palabra”

Otro detalle de “La Palabra”

Otro detalle de “La Palabra”

Aquí se muestra un detalle de los espirales que representan a Dios y la naturaleza entrando en la palabra que es el cubo. Se puede apreciar que es una entrada sutil, sin grandes rupturas, armónica y no forzada.

Detalle de “La Palabra”

Detalle de “La Palabra”

Detalle de “La Palabra”

En este detalle se observa el cubo principal que contiene la mezcla del hombre con la naturaleza. El espiral con su color dorado representa a Dios en su armonía natural y su compleja sencillez y el hombre está estructurando su vida alrededor del espiral, construyendo el cubo. El espiral es la estructura de la escultura y el cubo se amarra al espiral.

Se puede apreciar que el cubo está compuesto de seis caras: la luz afecta a tres de ellas y tres quedan oscuras. Esto lo refleja el material con que se trataron para hablar de matices, al igual que la palabra, ya que las tres caras opacas son de espejo y las otras tres son transparentes pero oscuras a la vez por el óxido. Esto habla de la realidad: lo oscuro es a la vez claro y viceversa.